Estudiante de Arquitectura UACh presentó investigación en torno a Biomateriales
Estudiante de Arquitectura UACh presentó investigación en torno a Biomateriales
Se estrena película en el extranjero producida por académica de la Escuela de Creación Audiovisual
Se estrena película en el extranjero producida por académica de la Escuela de Creación Audiovisual
Estudiante de Arquitectura UACh presentó investigación en torno a Biomateriales
Estudiante de Arquitectura UACh presentó investigación en torno a Biomateriales
Se estrena película en el extranjero producida por académica de la Escuela de Creación Audiovisual
Se estrena película en el extranjero producida por académica de la Escuela de Creación Audiovisual

Se Inaugura Sala en honor a Héctor Escobar ex director del Conservatorio UACh

Se Inaugura Sala en honor a Héctor Escobar ex director del Conservatorio UACh

 

El miércoles 27 de septiembre, se celebró la actividad de Conversatorios con la Memoria, en la oportunidad expusieron la pianista y docente Ximena Cabello, y el ex director de esta unidad académica, el cellista Héctor Escobar, este último fue homenajeado con el nombramiento de un espacio de la casona Ehrenfeld en su honor.

La historia del Conservatorio de Música UACh se extiende a los albores de esta casa de estudios, donde Eduardo Morales, primer rector de la Universidad Austral, juzgó necesaria la creación de un espacio para que la juventud del sur de Chile pudiera desarrollar y potenciar sus aptitudes artísticas. El Consejo Académico, convocado el 22 de febrero de 1955, aprobó por unanimidad la creación de esta unidad, creando además con ello la Facultad de Bellas Artes. En 1981, el rector delegado, coronel Jaime Ferrer, decretó la clausura de esta carrera. En 1987 se logró la reapertura, por resolución del rector Juan Jorge Ebert; sin embargo, solo ocho años más tarde se oficializó esta instancia, estos esfuerzos fueron liderados por el cellista Héctor Escobar, quien, junto a un grupo de músicos y exalumnos, con tesón y constancia, lograron defender y convencer al Consejo Académico de la época, la necesidad de que la UACh reabriera sus puertas a las artes.

Por ello, en el recién refaccionado zócalo de la Casa Ehrenfeld, se bautizó una sala con el nombre de este destacado referente cultural, como un agradecimiento en vida de quien sentó las bases para poder continuar con la enseñanza musical.
El ex académico señaló “Me siento honrado de que un espacio del lugar que fue casi como mi propia casa por muchísimos años, lleve mi nombre”. Y agregó, “Estoy conmovido, reflexionando y recordando el brillante pasado de nuestro Conservatorio, me gustaría poder estar viviendo estas experiencias, en vez de que sólo formen partes de mi memoria”.

 

Skip to content