Egresada de Artes Visuales expondrá obra “El día que me cortaron los pulgares” en sala virtual de la Universidad de Chile
Tres nuevos académicos se integran a la carrera de Artes Musicales y Sonoras
Egresada de Artes Visuales expondrá obra “El día que me cortaron los pulgares” en sala virtual de la Universidad de Chile
Tres nuevos académicos se integran a la carrera de Artes Musicales y Sonoras

Roberto Miranda y Allen Rosenberg se suman al equipo docente de Diseño UACh

La Escuela de Diseño de la Facultad de Arquitectura y Artes UACh incorporó a su planta académica a dos nuevos profesores. Se trata del diseñador industrial Roberto Miranda y el diseñador gráfico Allen Rosenberg, quienes comenzaron sus funciones este 2021.

Roberto Miranda

Es diseñador industrial por la Universidad del Bío-Bío, actualmente candidato a Magíster en Diseño Avanzado, mención Ingeniería en Diseño Industrial por la Universitat Politècnica de Catalunya. Sus áreas de trabajo se han desarrollado en la investigación y desarrollo de productos basado en el diseño paramétrico y la geometría generativa, acompañado de metodologías basadas en el usuario y en la co-creación. Además, ha liderado diversos proyectos Fondecyt, FONDEF y CORFO.

Cuando Roberto regresó a Chile – posterior a sus estudios de postgrado- comenzó una búsqueda en las escuelas de diseño del país. “Me encontré con esta escuela que ya iba por su cuarto año de existencia y desde que vi su propuesta de estudios de diseño, con una mirada más holística, los profesionales con que contaba y a qué apuntaba, quise ser parte de ella”.

El diseñador cuenta que de manera personal se unió al equipo docente de la carrera buscando un lugar donde poder asentar su trabajo y potenciar más su lado de docente/investigador: “Ese horizonte estuvo siempre en la UACh. Primero, por algo más romántico, mi abuelo era nacido y criado en Valdivia, siempre me habló de la zona y de alguna manera eso calo en mí. Segundo, por los valores que envuelven a la universidad, donde la pluriculturalidad y la sustentabilidad son protagonistas, pasando por una escuela con aires frescos y con muchas ganas de proponer cosas nuevas, sin olvidar la ciudad de Valdivia y su gente”.

Allen Rosenberg

Es diseñador gráfico por la Universidad de Chile, Magíster en Comunicación Estratégica por la Pontificia Universidad Católica de Chile y Master Marketing Specialité Stratégie et Management de la Communication del IAE de Poitiers en Francia. Ha trabajado tanto en el área pública como privada, siempre vinculado a las áreas de difusión, marketing y comunicación corporativa.

Una de las razones por las cuales el académico se integró al equipo de diseño fue la mirada integral de la Escuela. “Me interesó el proyecto de la carrera por su formación integral compuesta por las dimensiones industrial y gráfica de la disciplina, y que comparto plenamente.”

Su decisión, se potenció al ser una carrera ubicada en la UACh y en la ciudad de Valdivia. “La oportunidad de vivir en Valdivia es atractiva, por su escala humana y por la condición universitaria de la ciudad, que imagino, ofrece oportunidades para explorar e impulsar proyectos contingentes y con impacto. Además, la universidad ofrece la seguridad y las condiciones para que los proyectos se pueda realizar de buena manera”, explicó Allen.

La praxis en la pandemia

En diseño, antes de la praxis, debemos enfrentarnos a la observación, el análisis y la experimentación. “Como seres tecnológicos, las máquinas nos han ayudado mucho en los procesos de diseño, pero debemos tener en cuenta que nuestro “hacer” nace desde mucho antes, del poder tener una mirada distinta para poder crear e innovar. Debemos recordar que somos seres creativos, entendiendo que la base para ser un profesional del diseño está en nuestra esencia, lo que se complementa con la metodología y lo suplementa la tecnología. Ahí está el desafío, recordarnos que como diseñadores nuestra gran herramienta está en nuestra cabeza y en la sensibilidad de ésta con el entorno”.

Aunque evidentemente la distancia dificulta la creación de vínculos con colegas y las instancias presenciales de trabajos con los estudiantes, para Allen la nueva realidad nos obliga a buscar nuevas formas: “Este cambio de paradigma nos obliga a ser más creativos y empáticos, además nos lleva a cuestionar formas o ideas que uno podría considerar seguras. En ese sentido lo veo como una oportunidad”.

Por otro lado, también lo plantea como un desafío. “Debemos descubrir nuevas soluciones, integrar nuevas herramientas y nuevas metodologías que van enriqueciendo y diversificando la manera de enseñar, lo que a la larga te convierte en un docente más completo. Por suerte, hoy día existen un sin fin de soluciones tecnologícas que  hacen que sea posible seguir formando profesionales”, detalló el diseñador gráfico.

Diseño UACh sin apellido

El diseño busca dar soluciones a problemáticas o necesidades específicas. Frente a esto, han surgido diversas áreas dependiento de lo que se busque solucionar, tales como el diseño industrial, el diseño gráfico, el diseño multimedia y el diseño textil – por nombrar algunos de los más conocidos-.

La mayoría de las escuelas de diseño se enfocan en alguna de éstas áreas, pero no es el caso de Diseño de la Universidad Austral de Chile, que tiene un sello que se enfoca más bien en una mirada holística, donde se refuerza la creatividad a través de distintas materialidades y en el contexto en el que se desarrolla tanto en el ámbito cultural como natural.

“Esta Escuela tiene una nueva propuesta de diseño con una perspectiva fresca, que busca una coherencia entre la necesidad/problemática, el desarrollo y los productos que se pueden otorgar, además que cuenta con un equipo docente con experiencia en distintos ámbitos, lo cual nutre la perspectiva de diseño, y si a eso le sumamos que es una escuela que nace en el sur del país, con lo que conlleva esto (geográficamente y demográficamente), es un plus que puede entregar profesionales con una mirada sensible, reflexiva e innovadora a nuestro territorio”, explicó Roberto.

En este mismo contexto, para Allen que la carrera sea nueva – cuatro años- es una fortaleza porque la Escuela nace con la inquietud de ofrecer soluciones a necesidades actuales.“Yo creo que esta profesión está cambiando y tiene un futuro interesante asociado a las nuevas tecnologías y cómo estamos interactuando y vamos a interactuar con ellas. Tengo la impresión que muchas escuelas de diseño están revisando sus mallas e impulsando cambios que no siempre son fáciles por las resistencias que generan, pero en este caso es un equipo jóven quien se está haciendo cargo de esto, lo que es una fortaleza”.

Además, recalcó que independientemente que los diseñadores se vayan especializando en temas de interés o que les hagan sentido: “también es cierto que tener una formación con mirada amplia facilita la generación de respuestas  eficientes e innovadoras así también como el trabajo multidisciplinario”.

 

 

 

 

Skip to content