Dra. Alejandra Schueftan, Directora Escuela de Graduados analiza el inicio de Año Académico 2024
Largometraje Las Niñas, opera prima del académico Rodrigo Marín, es exhibida en UC Temuco.
Largometraje Las Niñas, opera prima del académico Rodrigo Marín, es exhibida en UC Temuco
Dra. Alejandra Schueftan, Directora Escuela de Graduados analiza el inicio de Año Académico 2024
Largometraje Las Niñas, opera prima del académico Rodrigo Marín, es exhibida en UC Temuco.
Largometraje Las Niñas, opera prima del académico Rodrigo Marín, es exhibida en UC Temuco

Dr. Pedro Araya Riquelme, Académico del Instituto de Arquitectura y Urbanismo: “La creación no es solo expresión, es otra forma de conocimiento”

Viniendo de un nutrido año cargado de reconocimientos obtenidos con su último libro escrito en colaboración con el académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades, Dr. Yanko González, “El agua verde del idiota. La errata: cultura e historia”, el académico del Instituto de Arquitectura y Urbanismo UACh, Dr. Pedro Araya Riquelme, analizó su año en términos de creación, investigación y docencia.

Para el académico UACh, han sido tiempos muy fructíferos con distintas actividades, principalmente relacionadas a la obra, proceso que partió con la publicación de un libro de ensayos, a principios de 2023, “Ficciones críticas. Antropologías, literaturas, visualidades”, una recuperación y actualización de una serie de ensayos escritos en los últimos 15 años, aproximadamente. Se trata de aproximaciones muy personales, elaboradas durante mucho tiempo, en torno a una constante pregunta, abordada desde distintos ángulos y disciplinas: “¿Qué significa e implica –en un sentido amplio y cabal– escribir?”.

El año 2023 fue también un año interesante para la obra “El pequeño Chartier ilustrado. Breve diccionario del libro, la lectura y la cultura escrita”, ya que habiendo sido reeditado en 2022 en Argentina, el año pasado lo fue en España, cobrando nueva vida.

Luego, a finales del año pasado, “El agua verde del idiota. La errata: cultura e historia”,  fue galardonada con el premio al Mejor Ensayo 2023, en la categoría Literatura. “Ese premio nos dio la satisfacción de ser reconocidos por el Círculo de Críticos de Arte. No es un premio al que uno postule, por lo que no está sujeto a la presión de las editoriales y tampoco es un premio en términos monetarios, cuestión que nos tiene felices y sorprendidos”, señala el académico.

¿Dónde radica a su juicio el éxito y buena recepción que tuvo esta última obra?

Me gusta mucho lo señalado por Marco Antonio de la Parra, que en su comentario sobre el libro, al momento de justificar el premio, reivindica la idea de que a ratos no se sabe si se está leyendo un libro de poesía o de ensayo, y justamente creo que esa indeterminación o postura de no separar creación (poesía) de investigación (ensayo) da plena fe de la manera en que concebimos el trabajo, no solamente al interior de la academia, sino también en lo que concierne el público. En la base hay un cruce entre pensamiento poético y pensamiento crítico, que para nosotros coinciden en un solo nudo. A ello, añadiría el carácter interdisciplinario de nuestra aproximación y su concreción en una escritura, cuyo estilo da cuenta de los descubrimientos y las reflexiones que fuimos enhebrando.

En ese sentido,  con “El agua verde del idiota”, volvemos a la pregunta de qué significa escribir y todo lo que implica: fabricar un objeto escrito y estar sujeto a distintos poderes, pero por medio de un desvío que tiene que ver con la errata, que es un desvío metodológico, poético y crítico. Es asumir que a través de los errores y fracasos uno puede hacer una lectura del mundo y de lo humano. Ello viene aunado con el hecho de que para muchos el libro contiene una especie de provocación, no solo en el estilo del libro y la escritura desplegada, sino que también en los presupuestos que contiene y despliega.

 ¿Qué significa para usted la creación en el contexto de docencia como académico del Instituto de Arquitectura y Urbanismo UACh?

Tanto en el contexto académico como en la sociedad actual, concebimos la creación como otra forma de conocimiento, no solo una forma de expresión y al llevar eso a su cabalidad, implica que si la creación es otra forma de conocimiento  también es una vía de contacto, de precisión en la docencia y en la investigación. Aquello entronca asimismo, de alguna manera, con una postura que vincula la creación con el pensamiento crítico, con la formulación de preguntas inesperadas o con la posibilidad por ejemplo de pensar y trabajar el poder cognitivo de toda metáfora.

Según su mirada, ¿cuáles son los desafíos que enfrentan hoy los profesionales arquitectos UACh?

 Las cosas se han desarrollado de tal manera que se busca relacionar contexto, cultura, lo social y lo medioambiental en sus acepciones más amplias posibles, con la sustentabilidad. Todo eso requiere una cierta flexibilidad y pensamiento crítico no solo de parte las y los profesionales arquitectos y urbanistas, sino que además con la forma de ser de la propia Universidad, con sus estudiantes,  docentes y  profesionales implicados.

Desde ese punto de vista, los tiempos no son fáciles, pero pensar que todo se juega en términos técnicos y profesionales es un error. El desafío principal es la reivindicación del diálogo, el curioseo y la duda, para poder proponer o vislumbrar otras posibles soluciones, ideas y propuestas, que no vayan enmarcadas en lo ya conocido. Ya se sabe, las instituciones no pueden impedir o desestimar lo que no pueden imaginar. He ahí el desafío de la imaginación.

Respecto a cuál cree que es el rol que la Escuela de Arquitectura debería jugar en esta formación de profesionales, agregó: “Como en otras escuelas, hay una parte que está vinculada con la discusión de cuáles son los tipos de mallas que den repuestas a horizontes profesionales. Al mismo tiempo, se propone un horizonte humano y ciudadano, que también debe entrar en juego. Como toda escuela, creo que se debería proponer instalar la duda como uno de los elementos fundamentales y hacerse preguntas, avizorar otros posibles, conjugar en su seno las diferentes acciones de cada uno de sus integrantes, buscar que esas vilsumbres del buen vivir puedan ir forjando las maneras de acompañar de manera pertinente el habitar de nuestras diversas comunidades.

Lo que viene

El académico adelanta que, para este 2024, participará de diversas maneras, como miembro del comité editorial y como traductor, en la conmemoración de los 10 años de Ediciones UACh. “Posterior a eso, los planes en creación son continuar con más traducciones y, ojalá, poder darme el tiempo de cerrar un libro de poemas a fin de año, entre otras cosas”, finalizó.

 

 

Skip to content